29 julio 2013

Turquesa: el azul soñado

Hay viajes que se suman al antiguo color de las pupilas.
Después de ver la isla de Calipso ¿es que acaso Odiseo volvió a mirar igual? No se fijó un color como un extraño cúmulo de algas en sus pupilas viejas?
Lo mismo que en los pliegues mínimos de la piel se fosilizan besos y desdenes, así los ojos fijan esa franja turquesa del mar que acuna islas, medusas de amatista, blancura de navíos.
La piel es vertedero de memoria
 lo mismo que el poema.
Pero acaso unos ojos extrañamente verdes, de repente dibujen empapados de luz un boscoso archipiélago perdido.
"Aurora Luque"

Si somos prácticos, diremos que la turquesa es un simple fosfato de aluminio y cobre, pero si miras la gema unos instantes, su belleza atrapará tu mirada, y quizá evoque un paisaje marino, o un cielo claro y nítido.
Su bellísimo azul provocó fascinación durante miles de años; civilizaciones como los antiguos egipcios, incas, persas, y aztecas, vieron en ella una piedra única y poderosa.
En el Tibet, la turquesa no se considera una piedra preciosa, para los budistas tibetanos es GYU, es  algo diferente en sí mismo, es, turquesa. Una gema a la que atribuyen propiedades medicinales, espirituales, y energéticas; es utilizada en rituales, ceremonias religiosas, y como ofrenda a los grandes lamas.
Los tibetanos creen que la turquesa refleja en su color el estado de salud del portador, y que si son regaladas con cariño, traen fortuna a quien la recibe, y a quien la ofrece. 
 Gyu es, tanto y tan sólo, Gyu.


Pulseras de turquesa tallada en forma de bambú y diamantes
Lydia Courteille
Preciosas!



Existe la creencia generalizada de que el nombre Turquesa hace referencia al país de procedencia: Turquía, pero no es así. 
En Turquía no se extraen turquesas, sencillamente porque no hay yacimientos. Si viajas allí, encontrarás una amplia oferta en bazares y tiendas, pero son importadas de otros lugares como, Mexico, Arizona, Australia, e incluso China. Cosa que los comerciantes no te dirán, ya que tienen verdadero interés en hacer creer, que por ser país de origen, venden las turquesas más bellas  a un precio inigualable.
Entonces, por qué Turquesa? Durante la edad media, fueron los comerciantes turcos los que llevaron estas gemas a Europa desde Persia, el lugar donde se encontraban las más bellas. Así, el nombre de la gema quedó vinculado con Turquía para siempre.
Las más bellas proceden de las minas en la zona de Nishapur, en Irán, la antigua Persia. Cuando un joyero se refiere al color "azul persia", en realidad describe un color singular, como es el de las gemas de alta calidad que se encuentran en Irán.
Collar de turquesas y tsavoritas
Grisogono
Especial y orgánico!


Pendientes de turquesas talla lágrima y diamantes
Amarás las Joyas




Collar ZIP,  de turquesas, crisoprasa, y diamantes
Se abre y cierra como una cremallera
Inspirado en el estilo Art Decó Van Cleef, de 1.950
Van Cleef & Arpels



Pero, qué consideraciones  determinan la calidad ?
La turquesa, está compuesta por un aglomerado de cristales microscópicos que forman una masa sólida.
Si los cristales están muy juntos, el resultado es una piedra poco porosa y de textura fina, que una vez pulida refleja un precioso brillo; por el contrario, si la estructura cristalina es menos densa, la piedra es porosa, de textura gruesa, y no refleja bien el brillo.
La porosidad no sólo afecta la belleza de la piedra, también su durabilidad, ya que las gemas porosas son menos duras, y más susceptibles a la agresión de perfumes, al PH ácido de la piel, o componentes cosméticos.
Las turquesas porosas normalmente son tratadas para darles más dureza o brillo.
La mayoría  presenta imperfecciones superficiales, o vetas naturales de diferentes minerales que se han formado junto a la turquesa; algunas son como hilos finos ( turquesa spiderweb, o tela de araña) otras, como manchas, estas vetas restan valor a la gema, pero son adecuadas para un tipo de joyería de estilo desenfadado o étnico, y con monturas en plata. Las turquesas que contienen estas vetas, se llaman turquesa matrix.






Turquesa matrix

Turquesa matrix "tela de araña"


Collar realizado con turquesas matrix

Pendientes de turquesa matrix tallados en forma de hoja




Mujer tibetana adornada con turquesas para una ceremonia.
Por tradición, los tibetanos creen que cada Gyu es un fragmento de cielo que  ha llegado a la tierra.


Turquesa matrix tibetana




El color de la turquesa va desde el azul cielo al azul grisáceo, y también puede presentar matices verdes, algunas veces intensos. 
El color depende de la composición, el cobre es responsable del azul, y los tonos verdes se deben al hierro, y cromo.


Según estas características, la mejor calidad se obtendría en una piedra poco porosa, con brillo céreo, sin vetas o manchas,  de un color azul cielo intenso y uniforme, y sin connotaciones verdosas.

Turquesa iraní
Magnífica!

Turquesa tallada "Neptuno"



Hasta hace pocos años, en España, la turquesa se considerada como piedra de verano, no así en otros países. 
Hoy, la turquesa es bienvenida durante todo el año, juega bien con las prendas grises, beige, y marrones del invierno.
Personalmente, la prefiero combinada con tonos beige o camel, y no con negro, ya que es un contraste demasiado fuerte y agresivo, y anula la dulzura y suavidad del color de la turquesa.
Me gustan sobre todo en las piezas de la diseñadora parisina Lydia Courteille, son siempre especiales y llenas de fantasía.


Collar Sautoir de turquesas
Vasari


Pendientes de turquesas talla lágrima y diamantes
Vasari



Pendientes de turquesa, coral, y diamantes
Colección Secret Garden
Lydia Courteille




Anillo de turquesa, coral, y rubíes
Colección Secret Garden
Lydia Courteille



 Pendientes en turquesa y zafiros
Lydia Courteille





Dior




También con oro amarillo...

Pendientes de turquesa tallados en forma de caracola



Collar en oro amarillo, topacios, y turquesas




Collar de oro amarillo y turquesas 
Van Cleef & Arpels



Collar de turquesas, diamantes y oro amarillo
Ivanka Trump

    
Pulsera de estilo Victoriano con turquesas talla cabuchón
Sotheby's


Anillo con turquesas talla cabuchón




Y, ... qué hay de las imitaciones, y de eso que llaman polvo de turquesa?
La turquesa es una de las gemas más falsificadas, imitadas, tratadas, y adulteradas en el mundo de la joyería.
Ya en el Antigo Egipto se elaboraban imitaciones de turquesa, como la llamada Kyanos, una mezcla de cuarzo, malaquita, y calcita, también se utilizaban cristales teñidos, alguna de estas imitaciones se encuentran en las joyas de Tutankamón.
Es una piedra escasa, mucho más las turquesas de alta calidad, por ello, y ante la demanda creciente del público, se han desarrollado diferentes sistemas para "crear" nuevas "turquesas"o imitaciones de turquesa.
La turquesa reconstituida, o lo que se conoce normalmente como: "polvo de turquesa", se elabora con polvo o fragmentos de turquesa natural de menor calidad, que se compactan mediante un procedimiento en el que se utiliza calor y presión, en algunos casos añadiendo componentes que mejoran el color.
Imitaciones de turquesa: Existen minerales como la crisocola, o la variscita, que pueden parecerse a la turquesa aunque su composición sea diferente, y otros minerales naturales que se tiñen para imitar la turquesa, como son la magnesita o la calcita; se comercializan con el nombre de turquenita, turquesa blanca, o howlita.
También existen materiales completamente artificiales que imitan la turquesa, como es el plástico, la resina, cerámica, o vidrio.
Turquesas tratadas: existen  diferentes tratamientos que  consiguen dar a las turquesas de baja calidad mejor apariencia, como son los recubrimientos con ceras o teñidos que potencian el brillo y color, o la estabilización, que consiste en endurecer e intensificar el color de piedras de baja calidad, por medio de inmersión en polímeros.
Turquesa sintética: Es una turquesa creada artificialmente en laboratorio, en ella se reproducen las mismas características y composición que en la natural. Una de las más conocidas es la turquesa sintética Gilson.

La turquesa de alta calidad se vende por quilates, y alcanza precios elevados en el mercado, esto es debido a su escasez, por ello, casi todas las turquesas limpias y de color uniforme que se ven en las vitrinas de las tiendas, son probablemente imitaciones de turquesa. 
La venta de estas imitaciones no es un fraude, la condición: que se explique al cliente lo que se está ofreciendo, y no se presenten como turquesas auténticas o naturales.



Bloques de turquesa reconstituida de diferentes colores



 Howlita blanca teñida 
Una de las imitaciones más frecuentes en el mercado

 Vidrio imitación de turquesa     

   
Imitación de turquesa tela de araña

Turquesa sintética Gilson, tela de araña





 Maravilloso collar vintage. 
Platino y turquesas naturales de Irán
Azul sublime!