04 septiembre 2012

Lesotho Promise, un diamante con alma africana


"Descubrir un diamante como el Lesotho Promise equivale a encontrar un Van Cogh que ha estado perdido durante un siglo"
Laurence Graff
.
Ayer comentaba con una amiga la publicación de esta entrada y mi intención de mostrar el maravilloso collar Lesotho Promise de Graff
Ella tenía ciertas reservas, ya que según su opinión, en estos tiempos de crisis es una locura hablar de millones de dólares,  más aún tratándose de objetos de lujo.
Pero quizá por inconformismo, quizá porque nunca he considerado los diamantes desde el punto de vista del lujo, y sí desde la belleza, o como algo único que ha creado la mágica naturaleza,... por esa razón aquí me tenéis, dispuesta a compartir con vosotros este prodigio que se creó en las profundidades de la tierra hace millones de años. Rescatado y magnificado por la maestría de la mano del hombre.
El diamante Lesotho Promise en bruto es un regalo de la tierra; el brillo y resplandor que se revela de él, pertenece al hombre, y al sueño inagotable de crear belleza.      


Diamante Lesotho Promise
El origen
El diamante Lesotho Promise fue descubierto en la mina Letseng de Lesotho (al sur de África), mina conocida por dar diamantes de gran tamaño.
El año 2.006 una trabajadora de la compañía Gem Diamond Mining encontró accidentalmente un gran diamante; sorprendida ante el hallazgo, la mujer comenzó a gritar alertando a todo el equipo. Los compañeros acudieron a su encuentro pensando que se había electrocutado con los cables que rodean la mina. 
De esta manera, el grupo pudo participar en el momento del descubrimiento del gran Lesotho Promise.
Ubicación de Lesotho en África

Mina Letseng en Lesotho


Las características
El diamante bruto de forma piramidal poseía un tamaño excepcional, su peso era de 603 quilates (nº 15 en la clasificación de los diamantes más grandes hallados en bruto) y la cualidad de su color blanco lo hacía aún más especial. .
Desde el descubrimiento en 1.990 del  Millennium Star en Congo, no se había encontrado un diamante mayor.
Un diamante único emergía de la oscuridad, a la espera de ser tallado para desvelar así su luz interna...
El Lesotho Promise busca dueño
Un diamante bruto excepcional, siempre atrae a un dueño excepcional.
El comprador debe tener cierta predisposición al riesgo y a las descargas de adrenalina, además de intuición para imaginar o descubrir el potencial que se encierra en el interior de la piedra. 
La adquisición implica asumir el riesgo de rotura  durante el proceso de tallado, con la consiguiente pérdida económica; por eso además de un alto poder adquisitivo ( lo cual es muy importante) es necesario cierto espíritu aventurero.
La subasta del Lesotho Promise en bruto se realizó en el Centro de Diamantes de Amberes en el año 2006, mediante puja secreta y por escrito. 
Un reducido grupo de compradores potenciales examinaron la piedra individualmente, y escribieron en una nota la cantidad que estaban dispuestos a pagar  por él.
El joyero inglés Laurence Graff  junto a un equipo de expertos pasaron 4 horas en una habitación para examinar la piedra en bruto, vislumbrando su valor y posibilidades; después guardaron la nota con su oferta en un sobre cerrado, que resultó ser la oferta más alta de la subasta, y el Lesotho Promise con un valor aceptado de  12'36 millones de dólares,  por fin encontró su nuevo dueño.

Mr. Laurence Graff examinando un diamante

La talla
Laurence Graff decidió tallar el Lesotho Promise en varias piedras diferentes, su deseo era eliminar las inclusiones e imperfecciones que contenía la piedra en bruto, y transformar el Lesotho en diamantes de calidad excepcional.  
Una vez  finalizado el tallado expresó: "Fue inmensamente complicado, el Lesotho tenía grietas, imperfecciones, y una gran inclusión de carbono cristalizado en el corazón de la piedra"
Para llevar a cabo esta compleja labor, se seleccionaron dos compañías expertas en procesado de diamantes que trabajaron conjuntamente: SADFICO, y DIAMCAD
Los ingenieros, gemólogos, y talladores de ambas compañías, utilizando la tecnología de exploración más avanzada, sometieron la piedra en bruto a un estudio intensivo que duró 5 meses.
El objetivo común era revelar el potencial de la piedra, y optimizar el tallado del Lesotho para extraer el mayor número de piedras de excelente calidad. 

Simulación tecnológica en 3D 
Técnica desarrollada por la compañía DIAMCAD, (Diamond Computer Aided Design) junto a la Universidad de Amberes.
.
Después del proceso de evaluación se pasó a la talla, el encargo se llevó a cabo por la compañía SADFICO de Amberes. 
Para el óptimo aprovechamiento de la piedra fue necesaria la interacción de la ciencia y la artesanía,  tecnologías innovadoras de alta precisión se combinaron con las clásicas técnicas manuales de los maestros en tallado. En el proceso intervinieron un total de 35 profesionales.
El diamante original inicialmente se cortó en 8 piedras en bruto de diferentes tamaños. Cada una de las 8 piedras fueron de nuevo evaluadas para su retallado, dando lugar finalmente a 26 piedras con un peso total de 223'35 quilates de calidad excepcional. Todas ellas color D, (el más cotizado), y pureza Flawless, (sin defectos internos y máxima calidad). 


 8 diamantes brutos extraridos del diamante original

  
Colección de los 26 diamantes que se tallaron del original Lesotho promise en bruto.
Cada uno de los 26 diamantes lleva inscrito a láser el logo de Graff en el filetín de la piedra, así como el número de identificación del laboratorio gemológico GIA, y su propio número de orden en el collar Lesotho Promise.
.
La presentación de los diamantes 
Después de 18 meses en el proceso de tallado los diamantes estaban finalizados, y Laurence Graff los dió a conocer en Diciembre del 2007 ante las cámaras de todo el mundo, el lugar elegido fue la sede Graff en Londres.
El valor de los diamantes se estimó en 50 millones de dólares.
Con estas palabras, Graff presentó su excepcional colección de 26 diamantes:
" Este diamante es uno de los más complicados que he manejado. Era de color blanco en la superficie, y sabíamos que iba a darnos varias piedras importantes en lugar de una grande. 
El Lesotho Promise ha sido sin duda uno de los mejores momentos de mi carrera, pero en nuestra industria nunca se sabe qué nuevo descubrimiento emocionante está esperando a ser descubierto. Podría ser mañana o el año que viene, siempre hay una nueva joya que espera ser descubierta"


Mr. Laurence Graff presentando el diamante talla pera de 76'41 quilates, y color D.


Talla pera central  76'41 quilates
Talla corazón central  43'12 quilates
Talla brillante central  27'03 quilates
Talla esmeralda central  20'05 quilates

Diseño y realización
Laurence Graff se comprometió a no dividir el conjunto de diamantes que proceden del original Lesotho. Su deseo era que permanecieran juntos en una pieza. 
Esta decisión hace que la joya donde se engarzan sea verdaderamente excepcional, pero también restringe su venta, ya que la pieza se dirige únicamente a un grupo muy reducido de clientes.
De acuerdo con el proyecto de Graff, y cuando el diseño estuvo resuelto para alojar las 26 piedras, los artesanos de Graff dirigidos por el maestro orfebre, realizaron un exquisito collar donde los diamantes aparecen con todo su brillo.
Me parece precioso el diseño minimalista y su concepto de ligereza; las piedras se unen entre sí a través de finas líneas de oro, y en las monturas donde se engarzan los diamantes apenas hay metal, consiguiendo así que los diamantes sean los auténticos protagonistas de la pieza.
Los dos lados del collar tienen una secuencia perfectamente simétrica, y del centro penden los diamantes más importantes en diferentes formas de talla.
Los diamantes que componen el collar presentan la talla brillante, talla pera, talla marquise, talla corazón, y talla esmeralda.


Collar Lesotho Promise de Graff
Precioso!!!



El collar fue presentado en Agosto del 2008 en Monte Carlo, muchas personas acudieron a admirar su belleza. 
El diamante Lesotho Promise, creado hace millones de años por la naturaleza, forma parte de la historia de los hombres que se comprometieron con él, de todos aquellos que esculpieron su brillo. 
Es la historia de un sueño y un desafío, de momentos emocionantes y excitantes...que pueden ser capturados por quien adquiere el collar Lesotho Promise.


Enlaces:  Página oficial de Graff. Historia del Lesotho Promise
                Film del Lesotho Promise







10 abril 2012

El Moretto veneciano

Blackamoor
French School
Del arte orfebre veneciano existen referencias desde los siglos IX y X. En los archivos históricos de la época se mencionan algunas corporaciones que ejercían la orfebrería, éstas se agrupaban en una organización conocida como "La Scuola".
La estructura de la Scuola garantizaba un sistema de aprendizaje adecuado para quien deseaba emprender el oficio en la bottega o taller, un lugar idóneo para la proyección artística profesional, y donde se aprendía el desafío que supone convertir la materia en arte.

Cuando la bottega admitía un nuevo operario, éste debía formarse a lo largo de 4 años como aprendiz, después, eran necesarios otros dos años como trabajador, durante los cuales podía intervenir en labores de taller y se preparaba para afrontar la "prueba de arte", un examen que consistía en crear una pieza donde se demostraban las cualidades técnicas y artísticas. Si el tribunal consideraba que la prueba había sido superada, se le otorgaba el título de "capomastro", grado que permitía abrir un taller de forma independiente.



El Gremio de Orfebres Veneciano se regía por unas normas muy estrictas que se redactaron en  1.233 en un manuscrito llamado "La Mariegola", un documento en el que se precisan las reglas que debían acatar todos los orfebres de la ciudad como depositarios de una tradición secular.
 La Mariegola se dictó con el propósito de salvaguardar los derechos, deberes, y categoría social de la Scuola.
Durante los siglos XV y XVI, Venecia fue el centro del comercio mundial, una ciudad abierta a las culturas, con espíritu ecléctico y cosmopolita, y fascinada por lo oriental.
El arte de la orfebrería se desarrolló en un ambiente cargado de estímulos, los artesanos fusionaron los nuevos descubrimientos con las antiguas tradiciones, circunstancia que potenció la fantasía creativa, dando como resultado joyas bellísimas y singulares.
En el año 1.700 la ciudad contaba con una cantidad considerable de "Oresi Zogielieri", (orfebres joyeros), sus talleres se concentraban en la Ruga dei Oresi, junto al Rialto, un centro orfebre donde se creaban joyas demandadas en toda Europa por su refinamiento.
El  broche Moretto es un testigo vivo de los tiempos de esplendor, una figura típica de la orfebrería local que profundiza en las raíces del pasado.
 Descubrí estos broches a principios de los 80 en Venecia, desde entonces me parece una de las piezas más  fascinantes de la orfebrería. Tienen un encanto mágico!


Nardi
Ébano, plata, oro amarillo, y crisoberilos cabuchón
Son bellísimos los tonos suaves y difuminados que se han conseguido en esta pieza, es una combinación  neutra, y a la vez contundente.

Los orígenes de estas figuras se remontan a los tiempos en que los piratas sarracenos acechaban las costas de Dalmacia.
Durante los siglos de la invasión turca, los marinos de los pueblos del litoral llevaban un pendiente con la figura de un moro, en caso de naufragio pagaban con el pendiente el viaje de regreso a casa, o los donaban a las iglesias para agradecer haber escapado del peligro.
En la zona de Fiume e Istria se elaboraban pendientes de oro y esmalte con cabezas de turco que servían de talismán, y simbolizaban la bravura en el combate contra los turcos.
Cuando el dominio de Venecia se consolidó en el Adriático, el uso del pendiente se perdió, y la inspiración de los orfebres dio lugar a otras variaciones.
En los broches Moretto se engarzan cabezas de ébano, coral negro, u ónix, y en las más antiguas de carey, y los petos se adornan con filigrana, calados, cincelados, esmaltes, y piedras preciosas.
El trabajo de los moretti refleja influencias orientales y bizantinas, además se integran motivos del gótico veneciano, y todo ello se reinterpreta dentro del estilo barroco. ...son tan eclécticos como Venecia!
Moretto de Nardi con motivos florales esmaltados a fuego.
Cada matiz de color requiere diferente temperatura en el horno; cuantos más colores, más veces ha sido horneada la pieza.
Un trabajo precioso!
Curiosamente no fue un veneciano quien haría famoso el Moretto en todo el mundo.
Giulio Nardi, un orfebre florentino, se enamoró de Giuseppina en uno de sus viajes a Venecia, así decidió establecerse en la ciudad, y en 1.920 abrió su joyería en la Plaza San Marcos . 
El primer Moretto que realizó Nardi  fue un regalo para su prometida, y estaba inspirado en el Otelo de Shakespeare.
El broche fue un éxito en la alta sociedad, y pronto se convirtió en un regalo de boda clásico entre los novios venecianos.
Los privilegiados viajantes que llegaban a Venecia, admiraban en las vitrinas de Nardi los Moretti en toda su originalidad y exotismo, muchos personajes relevantes adquirieron las célebres figuras, y con ellas, una parte de la historia veneciana.

Nardi

Ingrid Bergman

Ira de Furstenberg
Nardi, 1940
Cabeza de ébano, peto de diamantes y esmeraldas engastadas a modo de estrella sobre oro rosa.
La perfección en el tallado de la cabeza es impresionante!
Nardi. 1950
Cabeza de ébano, peto de diamantes sobre oro amarillo

Uno de los modelos más antiguos de Nardi, del que hoy se han reeditado algunas piezas, es el "Albero della Vita"( árbol de la vida), se distinguen en el peto motivos naturalistas de ramas o flores, normalmente cincelados o calados, y también con diamantes o piedras preciosas engarzadas.




La casa Nardi sigue exhibiendo sus Moretti en las vitrinas de la plaza, hoy el negocio está dirigido por Alberto Nardi, nieto del fundador.
Los Moretti de alta joyería están realizados artesanalmente, cada cabeza se esculpe de manera diferente, y los petos se realizan manualmente, por eso no encontrarás nunca dos iguales. 


Cómo nace en el taller...

Normalmente, la cabeza de ónix o ébano se adquiere de artesanos que realizan estas pequeñas esculturas, casi siempre por encargo.
Las mejores figuras tienen los rasgos definidos, buenas proporciones, y buen pulido, llevan perforado el pequeño lóbulo de la oreja, donde el orfebre colgará un pendiente.
En el peto se vuelcan las técnicas más tradicionales de orfebrería, se trabaja con filigranas, calados, cincelados, y esmaltes a fuego que sometidos a diferentes temperaturas en el horno, adquieren preciosos colores.
Los mejores broches son bellos desde cualquier punto de vista, tanto en el frente como en el reverso, puede observarse la maestría del artesano.

Elaborando el peto

Ajustando la cabeza al busto
Decorando con filigrana
Cincelando los dibujos
Realizando los calados

Añadiendo los últimos cordoncillos y calando el espacio donde irán los diamantes.
Busto terminado y engastado a falta del turbante
Fotos del Laboratorio Zaggia





En algunas piezas se encuentra una sorpresa añadida a la belleza de estos moretti, gracias a una labor minuciosa de orfebrería, donde se añaden bisagras y espacios para guardar pequeños objetos. El trabajo de cincelado es muy sutil.








Solapa trasera cincelada con apertura
El peto consta de pequeñas bisagras que abren dos solapas sobre el busto.
En el interior se ha cincelado el perfil de la ciudad de Venecia 





Un moretto de Nardi de los años 50 visto desde varias perspectivas, en todas ellas se aprecia la calidad del trabajo de orfebrería. 
Las piedras se engastan también en la parte trasera, y los motivos cincelados continúan decorando la misma.
Cabeza de ébano, oro amarillo, rubíes, esmeraldas y diamantes.




Nardi 1.960.
Cabeza de ébano, plata y oro, zafiros, y perlas
Cabeza de ónix, plata y oro, coral y rubíes
Cabeza de ébano, plata y oro, turquesa y diamantes
Nardi, 
Busto de ópalo blanco, cabeza de ónix y zafiros naranjas.
 Nardi,.
Cabeza de ónix, peto con ópalos de fuego cabuchón, y diamantes Fancy.
Ébano, oro amarillo, diamantes, y cristal tallado
Ébano, oro blanco, coral tallado y diamantes.

Otras versiones del Moretto...
Aunque los Moretti de Nardi son míticos, otras firmas de joyería también encontraron inspiración en el tema para sus broches, sobre todo durante la década de los 50 - 60.
Fulco di Verdura realizó sus "blackmoor" con figuras en pareja, y utilizando perlas barrocas; los de Cartier tienen una clara inspiración africana, y hay muchos otros realizados por joyeros venecianos no tan conocidos, pero igualmente dignos de un ¡bravísimo!

Cartier. 1.950
Esmeraldas, coral, y diamantes


Cartier. 1.950
Cabeza de coral negro, leopardo de oro y motas de esmalte con ojos de esmeraldas y pendiente de turquesa y diamantes.
 Sotheby's Ginebra
Cartier
Oro, diamantes y turquesas
Fulco di Verdura
Ónix, perlas barrocas, esmeraldas, zafiros, rubíes y diamantes

 Pennisi
Moretto realizado por orfebres venecianos.
En el reverso se distingue el león, símbolo de Venecia.



Roberto Vergombello
Ébano, rubíes y diamantes
Roberto Vergombello y su hija Marta, trabajan la orfebrería en un pequeño taller escondido del turismo entre las calles de Venecia, su producción es casi exclusiva para el público veneciano, y ofrecen piezas artesanales con acabados magníficos.
La red de diamantes que cubre los bustos de sus Moretti, y el trabajo del reverso es una obra maestra!

Moretto con cabeza de ónix, en los ojos lleva incrustaciones de ágata, y los labios son de coral.
Las piedras del collar son esmeraldas y rubíes, y los pendientes de perlas.
El turbante se compone de esmeraldas, perlas, rubíes, y turquesas.
Antiguo Moretto de inspiración egipcia.
Ébano, esmeraldas, rubíes, y diamantes.

Solapas célebres ...

El Moretto de Grace Kelly
Oro amarillo y diamantes
La casa Nardi lo edita como modelo Grace




 Paola de Lieja luce el Moretto que la casa ha bautizado con su nombre.
Moretto Paola
Oro, diamantes y rubíes.




.
Hay cientos de dibujos esperando convertirse en un broche Moretto, cientos de Moretti que adornan las solapas... pero cada uno de ellos es único, como sus portadores, como Venecia!


Siempre intento defender la calidad y el trabajo artesanal, aunque entiendo que los trabajos menos cuidados "probablemente" son más asequibles. 
Aún así, no me interesan las piezas mediocres. Mejor dicho: no me entusiasman, no me mocionan...y  entusiasmo y emoción es precisamente lo que creo que debe provocar el arte. 

Quiero enseñarte un Moretto realizado "de otra manera", después de haber visto los anteriores, no hacen falta palabras....