25 enero 2011

Una serpiente en tu muñeca


Si tienes cierta fobia a los reptiles, quizás cambies de idea después de leer lo que tengo que decirte sobre las serpientes, e incluso empieces a adorar como yo, su figura sinuosa dibujada en oro y cubierta de piedras preciosas.



La serpiente es una importante figura ornamental presente en la orfebrería de civilizaciones antiguas. 
Para algunos simboliza la maldad, el engaño, pero no siempre fue así. 
La serpiente que custodia el árbol de la vida dentro del paraíso en el contexto Bíblico del Génesis, es la misma que los hindúes llamaban "Nagar", palabra con la que definían a sus sabios, y donde era símbolo de eternidad.
La serpiente mitológica de los Griegos, representada vigilando el oro de Apolo, guardando tesoros escondidos en las profundidades de la tierra, o los diamantes y perlas del fondo de los océanos.
O aquella que figuraba como amuleto en los brazaletes de los antiguos romanos, y tenía el poder de conferir larga vida y juventud.


Y la del antiguo Egipto, donde se le atribuía inmenso poder, representando con su figura la entrada de los templos y sepulcros importantes, y guardando los lugares sagrados. 
La serpiente o Uraeus que constituía el emblema protector de los faraones en la frente, únicos portadores de este atributo como distintivo de realeza.
O la diosa egipcia benéfica Nehen, encarnada en una serpiente, y que simboliza las fuerzas regeneradoras de la tierra.    


Tantas veces ha sido representada con poder y magnitud a lo largo de diferentes culturas, tantas veces atesorada como amuleto, y tantas otras realizada por multitud de orfebres...y nunca, nunca, he visto una sola pieza con figura de serpiente que haya llegado a nuestros días antigua o pasada de moda. Incluso aquellas piezas que se exhiben en los museos, tan toscas y primarias, siguen vigentes.
Durante el tiempo que viví en Italia para aprender mi oficio, tuve el privilegio de permanecer unos meses en el taller del gran maestro de la joyería, Carlo Illario. 
En su laboratorio de Valenza Po, se creaban las serpientes más bellas del mundo. Las producía para Bulgari, Faraone, y para las firmas más exquisitas. 
Los cuerpos eran articulados, estaban compuestas por más de 150 piezas diferentes encajadas con una precisión milimétrica, y la superficie de aquellas que estaban esmaltadas, tenían un sinfín de tonos y matices con una transparencia inigualable, efecto que se conseguía introduciéndolas diferentes veces en los hornos de esmaltado y a precisas temperaturas, un proceso que requería muchos días.
Otras estaban cubiertas completamente de diamantes y en los ojos tenían esmeraldas o rubíes talla lágrima... 
El primer día que llegué me mostraron las serpientes, y me enamoré de ellas para siempre!
Hoy, sus hijos siguen realizándolas por encargo de los mejores joyeros, y en su colección hay algunas de diseño actualizado elaboradas en oro y ébano, oro matizado, oro y nácar u ónix...y son magníficas!!!
Y lo mejor...dentro de muchos años...seguirán siendo igual o más bellas!

Carlo Illario
Pulsera serpiente que aloja en su cabeza un reloj

Carlo Illario
Pulsera serpiente que aloja en su cabeza un reloj


Carlo Illario


Carlo Illario


Anillos de la colección  Angelina Jolie y Brad Pitt



Serpiente en diamantes blancos y negros



Serpiente en diamantes negros, rubíes y esmeraldas
Serpientes en diamantes negros 
Pulsera diamantes

Anillo en ébano y diamantes talla antigua

Pulsera en madera y diamantes talla antigua






Maria Felix




4 comentarios:

Carlos F. dijo...

Fantástica aportación, como siempre. Algunas de las piezas que muestras son francamente imponentes, sobre todo las que están firmadas por Carlo Illario. Especialmente me gustó la de oro amarillo que en los ojos lleva diamantes talla lágrima.
Felicidades, y ojalá puedas deleitarnos con otra entrada.
Un saludo.

Concha Martinez dijo...

Gracias Carlos,de verdad son una maravilla, la flexibilidad que tienen es increíble.
Muchas gracias por seguir el blog!
...claro que habrán otras entradas!
Saludos

juankfallboy@hotmail.com dijo...

CONCHA MARTINEZ, me llamo Juan David Trujillo B. y estoy terminando mis estudios de plateria en la Escuela de Artes Y Oficios Santo Domingo de colombia, seria un placer que vinieran a colombia a dar algun seminario. Gracias

Concha Martinez dijo...

Hola, Juan David!
Te agradezco mucho el ofrecimiento.
De momento es difícil que pueda acudir, pero quién sabe? Me encantaría!
Muchas gracias por seguir el Blog, y buena suerte con sus estudios!