14 noviembre 2010

Matemáticas en los diamantes




Hemos hablado de dos cualidades muy importantes en los diamantes que afectan a la belleza y calidad de la piedra, el color y la pureza.
La tercera cualidad es la talla, la única que depende de la mano del hombre. 
Un diamante puede ser de gran pureza y de un color excepcional, pero si está mal tallado, su brillo queda  apagado y la piedra no tiene vida.
Las manos de un tallador experto hacen que se libere toda la belleza de la piedra.
Para conseguir una talla perfecta, existen unas proporciones matemáticas y cálculos ópticos específicos, que tienen en cuenta el recorrido de la luz en el interior de la piedra y su dispersión.
Si buscamos una talla que proporcione al diamante el máximo brillo y dispersión de la luz, sin duda es la talla brillante, es por ésto que adquiere el nombre de brillante. Es la más demandada y clásica. Redonda y con 57 o 58 facetas.
La talla brillante moderna se estructuró después de la publicación de un estudio técnico realizado por Marcel Tolkowsky en 1.919. En él se fijaban los ángulos y las proporciones adecuadas para que el diamante presentara el máximo brillo y dispersión.

Para establecer la calidad de la talla se consideran varias proporciones y aspectos:
     Diámetro de la tabla         53 a 64%
     Altura de la corona           12 a 15%
     Profundidad de la culata  42 a 44%
     Acabado: Simetría y calidad de pulido
     Espesor y estado del filetín
     Presencia y tamaño del culet

Es suficiente que se desvíe una sola de estas proporciones, para que se considere talla defectuosa.


En un diamante tallado correctamente, la luz escapará hacia arriba a través de la corona. Si los ángulos no son correctos y la culata es demasiado profunda, se desviará por abajo hacia los lados y si la culata es  baja, la luz saldrá  por abajo.       
Si la culata es profunda se denomina diamante clavo, y si es demasiado baja, ojo de pez, ya que el efecto en la tabla es el de un circulo parecido al ojo de un pez.
Estos diamantes de culata baja son comercializados por algunos joyeros, porque a igual diámetro que una piedra correctamente tallada, tienen menos culata, y en consecuencia menos peso y menos precio.
Puedes comprar un diamante relativamente grande con menos peso y precio, pero es cierto que brillará mucho menos que uno más pequeño perfectamente tallado. Y, que es lo que nos fascina de los diamantes?  Su brillo!
                                                                  



En el certificado la calidad de talla se expresa con las siguientes siglas:

                    VG    Very good- Muy buena talla
                       G    Good - Buena talla
                     UN   Unusual- Defectuoso








4 comentarios:

marina dijo...

Es muy interesante leer esto.A mi me ofrecieron en una joyeria de Las Palmas un brillante y el dueño me dijo que era grande para lo que pesaba, y que no se encontraban brillantes como ese porque casi todos tenian mas masa abajo, que era una pena porque abajo no se ve.
Estuve a nada de comprarlo, ahora veo de lo que me libré. ¿No esta prohibido vender brillantes asi?

Angustias Martín dijo...

Concha!!! Enhorabuena por el blog,me gusta muchísimo y no puede ser mas interesante todo lo que cuentas.Especialmente esta entrada me ha encantado,has aportado algo muy importante para todos los que adoramos estas piedras!!
Un beso muy fuerte y mucho ánimo!! Te seguiré a diario!!!
Guti.

Concha dijo...

Gracias Guti!
Espero ser capaz de transmitir conocimientos y que os sean interesantes. Y sobre todo con honestidad.
Que bien que lo leas! Cuento con tu opinión, que me interesa mucho.
Un beso grande Guti.

Concha Martinez dijo...

Marina, muy probablemente el diamante que "dejaste escapar" en Las Palmas, era ojo de pez.
Hay argumentos de venta que siempre me sorprenden, pero el que te dieron a ti, está en las primeras posiciones.
...era una pena porque abajo no se ve! Según ese argumento los cimientos de las catedrales no serían necesarios.
Y no,no está prohibido venderlos,como no está prohibido vender un mueble mediocre o un abrigo mal cortado, pero en las joyerías de prestigio no venden estas piedras de mala talla.
Lo importante es tener la información necesaria para saber decidir en la compra.