03 noviembre 2010

Conch Pearl. Luz y fuego





 Esta perla extremadamente rara y enigmática de color rosa intenso y rosa anaranjado, atraparía tu mirada y guardarías en tu memoria para siempre el fuego de su oriente.
 Es una gran desconocida aún siendo una de las más apreciadas y buscadas por los mejores joyeros del mundo, que deben esperar a que la madre naturaleza haga nacer una entre miles de moluscos.
La perla Conch Pearl es completamente natural, no se puede cultivar. 
La produce el molusco Strombus Gigas, una caracola que vive en las cálidas aguas del Caribe.
Los pescadores viven de las capturas, porque su carne es muy apreciada, la perla es un subproducto de esta pesca ya que solo una pequeñísima parte de estos moluscos contienen una perla.
La proporción es de 1 perla cada 10.000 caracolas, y de éstas, solo el 10% llegan a tener suficiente calidad como para considerarse Gema y ser montadas en una joya.
Comenzaron a utilizarse en joyería cuando los colonos Españoles las trajeron a Europa. A finales del siglo XIX -principio del XX, fueron ganando fama.
 Los mejores joyeros de Europa creaban joyas exclusivamente diseñadas para las perlas que llegaban del Caribe,y solo para pocos privilegiados.
Debido a su rareza y singular belleza, alcanzan precios altísimos en el mercado y prácticamente todas las que se pescan están vendidas con antelación.
El color más demandado es el salmón rosa anaranjado. Es muy valorado un efecto especial denominado "estructura de llama" que ópticamente da la sensación de que la superficie de la perla está ardiendo y tiene fuego.
El nácar de la caracola también de tono rosado se utiliza para hacer camafeos y figuras planas.
El mar nos sorprende, con todo su poder y fuerza, crea la perla más dulce y cálida.

Broche de Conch Pearl que perteneció a la Reina Mary de Inglaterra

Pendientes siglo XIX.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Perdón si soy indiscreta, pero ¿cuanto pueden costar esas perlas? Tengo mucha curiosidad. Creo que deben ser una maravilla.

C.M. dijo...

Hola! Es difícil valorar estas perlas,ya que son muy raras. Su valor está relacionado con la apreciable demanda y escasa oferta.
El Abril pasado en Basilea, pude ver tres que estaban a la venta.
La más proporcionada y esférica, tenía 11 mm. de diametro y valía 10.800$, las otras dos tenían menos calidad en color y forma y se vendían por 4.500$ cada una.