28 octubre 2010

Diamantes: Color




 El color es el lugar donde nuestro cerebro y el universo se encuentran.
. Paul Cézanne .

Recuerdas un post anterior, sobre las cuatro características necesarias para valorar un diamante?
Hoy nos detendremos en una de ellas; El Color.
La estructura química del diamante es extremadamente rígida, esto hace que pueda ser contaminado por pocos elementos, pero una proporción tan pequeña como una parte por millón de nitrógeno o boro en su composición química, da como resultado un diamante de ligero color.
La mayoría de los diamantes tienen un tono muy tenue amarillo o pardo, estos matices le restan valor, ya que el diamante incoloro recibe mejor la luz blanca y la refleja con más vida.
Los gemólogos utilizan un patrón de color que les sirve de testigo para determinar el tono. 
El procedimiento se efectúa comparando el diamante que queremos evaluar con la muestra-patrón, obsevando la piedra en diagonal y con luz día procedente del norte, o luz eléctrica normalizada para emular condiciones de luz día.
Cada grado de variación de color corresponde a una letra en la escala.
El perfecto incoloro corresponde a la D (de diamante) y desciende hasta la Z, que es la piedra más "contaminada" de color.

Representación de la escala GIA : 





    
Correspondencias:
D -Blanco excepcional +
E -Blanco excepcional
F- Blanco extra +
G- Blanco extra 
H -Blanco
I-J- Blanco difuminado      
M-Z -Coloreado  
             
Mas allá del color Z, el diamante se considera Fancy color, (ver post Fancy Color) y eleva su precio muy considerablemente.
Si piensas comprar un diamante, te aconsejo que no vayas más abajo de la letra H, sobre todo si  quieres montarlo en oro blanco.  
Los colores I-Z son menos perceptibles si su soporte es el oro amarillo, pero tienen menos vida en su reflejo.
Anillo con un diamante talla esmeralda y ligero matiz amarillo.



Selección y diferenciación de color diamantes en bruto




Puedes creer que una pequeñísima parte de nitrógeno cambie tanto las cosas?